Sin Estrés

La sociedad actual impone un ritmo de vida a menudo frenético con presiones de diversa índole que nos provocan estrés y ansiedad.

Estos trastornos, como demuestran los más recientes estudios clínicos, se manifiestan con distintos grados de intensidad y se transforman en afecciones tanto psíquicas como físicas: palpitaciones, sofocos, hipertensión, alteraciones del sueño, dolores por tensión muscular, descontrol emocional, úlceras gástricas, y  un largo etc.

Como consecuencia, nuestra vida puede verse afectada no sólo en cuanto a salud, sino también en otros ámbitos como el familiar, laboral o social. Por estas razones conviene saber identificar el grado de estrés que padecemos, así como aprender y practicar sencillos métodos para eliminarlo ganando así en salud y bienestar en nuestra vida diaria.

 

Practicar técnicas de relajación de manera habitual nos aporta muchos beneficios:

 

Reduce la tensión de la musculatura. La mayoría de las personas tienen los músculos permanentemente contraídos, lo que da origen a múltiples molestias e incluso lesiones

Modifica los ritmos eléctricos del cerebro. Según Benson, la relajación favorece el predominio de las ondas eléctricas alfa, asociadas con la tranquilidad y receptividad

Disminuye la frecuencia cardiaca y baja la presión arterial. La dilatación de los vasos sanguíneos hace que mejore la circulación y que los nutrientes lleguen a todas las células. Este efecto hace que la relajación sea especialmente interesante para las personas que sufren afecciones cardiacas

Reduce la liberación de hormonas relacionadas con el estrés. La adrenalina y la noradrenalina fluyen en menos cantidad, con lo que se reduce el estrés sobre el sistema circulatorio

Desciende el consumo de oxígeno. Una consecuencia positiva es que también disminuyen los cancerígenos radicales libres que se producen inevitablemente durante los procesos metabólicos

La respiración se hace más regular y profunda. La mayoría de la gente se ha acostumbrado a respirar de forma acelerada y superficial

Baja la tasa de colesterol en la sangre. El colesterol está relacionado con el desarrollo de la arterioesclerosis y en la mayor posibilidad de sufrir un infarto

Aumentan el número y la eficacia de las células inmunitarias; por lo tanto, protege de enfermedades infecciosas e, incluso, del cáncer

Mejora la actividad intestinal, que suele verse afectada por el exceso de tensión

Afloran sentimientos de calma; también aumentan el control y la confianza en uno mismo.

 

En este grupo trabajaremos con propuestas variadas:

Aprenderemos algunos conceptos teóricos; practicaremos diversas técnicas de relajación y meditación; practicaremos diversas técnicas orientales; exploraremos nuestro cuerpo de una forma consciente; nos haremos masajes a nosotros mismos y a otros;nos moveremos, jugaremos, bailaremos… 

 

Todo ello encaminado a eliminar las tensiones y desestresar cuerpo y mente de los participantes.

 

Imparte: Alberto Cremades Díaz. Naturópata, kinesiólogo, terapeuta manual especializado en técnicas orientales, e instructor de técnicas de relajación, yoga nidra, meditación y mindfulness. 

 

Información e inscripciones: 675091191

 

.